viernes, 21 de julio de 2017

Por si te lo perdiste
  1. Tened fe en la Encuesta Patito
Imágenes exclusivas de la fiesta de Enrique Peña Nieto () en Los Pinos.

El Sistema Podrido, Javier Duarte, La Miseria y Corrupción - Conductor ...

jueves, 20 de julio de 2017

Fichas-Hernández
Gran inauguración-Helguera
País de sobreentendidos-Fisgón
Devoto-Magú
Ciudad Perdida
Inseguridad preocupante
El caso Santa Julia
¿Justicieros o delincuentes?
Miguel Ángel Velázquez
D
entro de los círculos más altos del gobierno de la ciudad, la inseguridad, que desde varios ángulos se vigila y se combate, según advierte el dicho oficial, y que desde siempre ha sido una de la mayores preocupaciones de la administración, se ha convertido, ahora, en un tema cotidiano que ya tocó el timbre de alarma.
En la Asamblea Legislativa se citó al gabinete de seguridad del gobierno central para hacer un análisis de los índices de delincuencia, que, según nos explicaron, van a la alza. La reunión, a puerta cerrada –mal augurio–, busca conocer cuáles son las respuestas de la administración a los números que obtuvieron los diputados locales, y que hablan de una mayor criminalidad en la ciudad.
Al iniciarse la tarde, en las calles de Santa Julia, este barrio al que se declaró hace algunos años mágico, se concentraron más de un millar de policías en un operativo sorpresapara tratar de matar la idea de que en el lugar se creó un grupo de autodefensa, para protegerse de la delincuencia que se ha apoderado de la vida de sus habitantes.
Un grupo de autodefensa en uno de los barrios ubicados en el centro de la ciudad parecería cosa de locos, pero según las autoridades del gobierno, la colonia Anáhuac, una de las dos que conforman Santa Julia, se ubica como la cuarta más peligrosa de la ciudad, después de la Doctores, Buenavista y el Centro Histórico.
Y esa sería una razón suficiente para crear un cuerpo de autodefensa, en caso de que el descuido de la seguridad fuera tan alto que no quedara otro remedio. Pero si la situación no es tan alarmante, la creación de grupos alternos a la policía puede ser sólo la fachada de otro grupo delictivo que usa la idea de la autodefensa para delinquir con total impunidad.
Es imposible negar que la delincuencia aumenta en la capital del país; los factores pueden ser múltiples, pero ya se empezó a crear, otra vez, la percepción de que en la esquina nos van a asaltar y que todas las medidas, incluyendo las cámaras instaladas en buena parte de la ciudad, son inútiles.
Más que nunca, es urgente que todas las agencias encargadas de la seguridad, en la que no quedan fuera las que tienen que ver con los servicios sociales, inicien un programa, colonia por colonia, de carácter permanente, que prevenga, solucione, pero no deje en la impunidad ninguna infracción a la ley.
La Ciudad de México no puede y no debe salirse de control. Ningún esfuerzo será menor, ninguna estrategia debe ser desperdiciada, el momento es delicado y estamos a punto de iniciar una contienda política trascendente para la Ciudad de México. Por ello, con el cuidado que se merece, habrá que atender la problemática, la ciudad lo merece. ¡Cuidado!
De pasadita
Una de las preguntas que se hace la mayor parte de los militantes del PRD es ¿quién será él o la candidata de su partido para contender por el gobierno de la ciudad? La preocupación es seria porque no miran al personaje que pueda competir con fuerza contra alguien como la delegada de Tlalpan, Claudia Sheinbaum.
Por eso, han empezado a echar la mirada hacia otros horizontes. En algunos grupos la búsqueda es a fondo, se dan nombres, se analizan perfiles de los de dentro y los de fuera, pero la verdad es que aún no hay nada definido, y para asombro de todos, en las encuestas que se hacen dentro de ese partido quien va a la cabeza es Ricardo Monreal. ¡Híjole!
Astillero
Hermanos: tengamos fe
MAO, PGR y Javidú
A una semana del socavón
INE, ¿renovar consejeros?
Julio Hernández López
Foto
El secretario de Gorbenación, Miguel Ángel Osorio Chong, ayer durante la firma de un convenio de prevención social de la violencia y la delincuencia entre esa dependencia y la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC)Foto Carlos Ramos Mamahua
E
l ministro oficiante del Sacro Rito de Bucareli, Miguel Ángel Osorio Chong (MAO), pidió ayer a la feligresía, escamada por la aparición de nefastos signos en el proceso contra el presunto pecador extremo, Javier N(también mencionado en las escrituras, judiciales, como Javier Duarte de Ochoa), que tengan fe. Es decir, que se tenga confianza en los buenos hombres de la Procuraduría General de la República (y de la Secretaría de Hacienda, que también participa en el ayuno jurídico en favor del veracruzano). Fe, que, según el Diccionario de la Real Academia Española, en su primera acepción, es definida así: En la religión católica, primera de las tres virtudes teologales, asentimiento a la revelación de Dios, propuesta por la Iglesia.
Mala, llegando a pésima, ha de ser la realidad de una institución, la PGR, que teóricamente es la encargada de investigar y perseguir los delitos del orden federal, cuando, en lugar del estricto apego a la ley y el riguroso cumplimiento de los procedimientos adecuados, se invoca la fe como único asidero posible para enfrentar las fundadas acusaciones y sospechas de que esa procuraduría, y el gobierno federal en sus áreas conexas (con Los Pinos como centro de decisiones), están cometiendo tales y tantas pifias que pareciera que están programadas para favorecer a su presunto adversario, un exgobernador tildado de ladrón y delincuente en general, en un trote judicial intencionalmente fofo, complicitario con el acusado.
El propio MAO, en otra de sus facetas, había reconocido en otra parte de su alocución de ayer que la ley no es un asunto de fe; es un asunto de norma que hay que prepararse para dar seguimiento a este tema tan importante para la sociedad mexicana. Entonces, la PGR habrá de tomar todas las acciones y entregar cuentas a la propia sociedad. Dejando a un lado la sintaxis del secretario 8ng,sabidamente ingobernable, queda de manifiesto que el delicado tema de la siembra de errores en favor del imputado N de Ochoa es de tan difícil abordaje declarativo que el susodicho secretario se ha encomendado a la Santa Chimoltrufia: como dijo una cosa (que le tuvieran fe a la PGR del amigo de Peña Nieto, Raúl Cervantes Andrade), dijo otra (que la ley no es un asunto de fe). O, a lo mejor, tal vez sí y tal vez no (esta columna se suma, alborozada, al contradictorio estilo discursivo MAO); lo que los mexicanos deben tener es fe, pero en la próxima fe de erratas: “Usted disculpe, doctor Javidú”(claro, luego que pasen los comicios presidenciales del año próximo, pues liberar antes a N Duarte de Ochoa, o colocarlo en la antesala de una salida, sería desastroso en términos electorales. Presencia y, luego, ausencia, con la ayuda de Presidencia).
Ayer se cumplió una semana de la tragedia que dejó dos muertos en un socavón del libramiento de Cuernavaca, denominado Paso Exprés. En este lapso se han acumulado evidencias gráficas y técnicas de la irresponsabilidad criminal de constructores privados y de funcionarios de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), con enorme tufo a corrupción sistemática, en cuanto a esa y otras vías federales de comunicación.
Hasta ahora, el saldo burocrático más relevante ha sido el despido del director del centro de la SCT, José Luis Alarcón, un directivo y propietario de una cadena de escuelas de idiomas, a quien las relaciones amistosas llevaron a ocupar un cargo en que el presupuesto público es enfilado aplicadamente a negocios particulares que benefician a esos funcionarios y a sus jefes políticos. Alarcón fue propuesto a la SCT por el gobernador de Morelos, Graco Ramírez, y, además, tiene productivas conexiones con personajes del entorno del secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.
A pesar de todo, el titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, se mantiene en su puesto, organizando estudios, peritajes y dictámenes (en 15 días habrá algunos resultados técnicos). Intocable en cuanto ha sido una pieza fundamental en el engranaje oscuro del grupo político al que pertenece, Ruiz Esparza apuesta al paso del tiempo, a la prevista disminución del enojo social y al auxiliar revuelo de novedades corruptas (en turno, la de Duarte de Ochoa). Mientras tanto, los negocios siguen adelante, con la vista puesta en la contribución sectorial a las campañas priístas de 2018.
Entre las propuestas de Estados Unidos para renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte está la de establecer fórmulas que impidan a México tomar decisiones por sí mismo sobre políticas cambiarias. Al respecto, Angelina Mejía entrevistó para el portal Don Dinero a especialistas que alertaron acerca del riesgo que significaría ceder a esas pretensiones. Alfredo Coutiño, director de Moody’s Analytics para América Latina señaló que, de aprobarse dicha intención de Washington, México dejaría que la política monetaria dependa de las decisiones de intervención de la Reserva Federal de Estados Unidos(http://goo.gl/i6ETw9).
De cara a unas elecciones federales que se prevén muy reñidas, la élite decisoria del Instituto Nacional Electoral parece no sólo débil e impreparada sino, sobre todo, fuertemente tocada por la percepción de que su actuar es faccioso, manipulado y torpe. Los consejeros electorales, con una que otra excepción, actúan abiertamente como representantes ejecutivos de los grupos políticos que les colocaron en tan jugosos cargos.
Ante esas circunstancias, se ha alzado la voz de políticos de oposición, en un abanico que va de Andrés Manuel López Obrador a Emilio Álvarez Icaza, pasando por Cuauhtémoc Cárdenas, que consideran imprescindible la renovación de ese cuadro de consejeros electorales. De otra manera, desde ahora estarán instaladas las reticencias y la desconfianza, que no alcanzan solamente al consejero presidente, Lorenzo Córdova Vianello.
Y, mientras Miguel Ángel Mancera se la pasa más en giras de proselitismo (ayer, en Chihuahua), repartiendo bienes de la CDMX (patrullas, por ejemplo), como si en la demarcación que gobierna no hicieran tanta falta, ¡hasta mañana!
Trump se lanza contra el chavismo
Ángel Guerra Cabrera
D
onald Trump demuestra una vez más la prepotencia e ignorancia imperiales con que se maneja su administración al amenazar de la forma más vulgar, soez e impúdica a la República Bolivariana de Venezuela con imponerle duras sanciones si se realiza la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) convocada para el 30 de julio. Pero más allá de las mamarrachadas del actual inquilino de la Casa Blanca, lo que está claro como el agua es que esta amenaza encaja perfectamente en el guión desestabilizador y golpista delineado en el manual Venezuela Freedom II, firmado por el almirante Kurt Tidd, jefe del Comando Sur de las fuerzas armadas de Estados Unidos. El mismo da continuidad al Venezuela Freedom I, endosado en su momento por el general John Kelly, ahora secretario de Seguridad del suelo patrio, el mismo que ha dicho que el triunfo del candidato a la Presidencia por Morena en 2018, Andrés Manuel López Obrador, no le convendría a México ni a Estados Unidos.
Las dos partes de Venezuela Freedom tienen todos los requisitos para calificar como manuales de guerra no convencional o guerra de cuarta generación, para conducir a Venezuela a un escenario de intervención militar donde, como en Ucrania, Libia y Siria, no se contempla necesariamente la participación masiva de tropas de Estados Unidos. Pueden ser paramilitares y miles de soldados colombianos desmovilizados después del avance de los acuerdos de paz en el país neogranadino, eventualmente combinados con fuerzas especiales yanquis para asestar golpes quirúrgicos en determinados puntos estratégicos.
Todo indica que la ANC será una enorme victoria política del chavismo aunque así no lo reconozcan los medios de la jauría mediática. No ha de extrañar, pues hicieron caso omiso del extraordinario éxito del simulacro comicial convocado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) el domingo 16, en que el chavismo dio pruebas una vez más de su combatividad, disciplina y deseo de paz junto a amplios sectores no partidistas del pueblo venezolano. Este simulacro es tradición en Venezuela antes de cada elección. Pero en esta ocasión se convirtió, este sí, en un plebiscito informal a favor de la ANC, mientras el anticonstucional plebiscito, citado por la oposición, tuvo todas las características de las prácticas fraudulentas de la Venezuela prechavista. Ni registro de electores, ni credencial de votantes, hubo quien votó 17 veces, votaron niños y extranjeros y, para colmo, quemaron los votos y actas ese mismo día con el ridículo argumento de no comprometer a las personas que en él habían participado. De modo que no hay forma de comprobar cuántos votaron ni cómo, aunque CNN, El PaísClarín, etcétera hayan dado por segura la increíble cifra publicitada por la oposición de más de 7 millones. Por cierto, aun suponiendo –sin conceder– que fuera así, quedó debajo de la votación alcanzada por el presidente Nicolás Maduro en 2013.
No obstante, la derecha, fiel a su obsesiva tradición antidemocrática y golpista, decretó a partir de ese día, otro plan contrarrevolucionario bautizado la hora cero, que incluye el nombramiento de un gobierno provisional y el recrudecimiento de los actos violentos contra personas, instituciones, mobiliario urbano y negocios privados. Muy semejante a lo que pretendía llevar a cabo la CIA en Cuba durante la derrotada invasión mercenaria de Playa Girón. Sin olvidar la fase de limpieza de comunistas, que se aplicaría después del triunfo invasor. En relación con Venezuela sólo hay que sustituir comunistas por chavistas.
La contrarrevolución venezolana gana sus victorias en los medios de (des)información cartelizados y en la lengua de ex presidentes de derecha como Vicente Fox, Laura Chinchilla o Tuto Quiroga, todos repudiados por sus pueblos. Desgraciadamente también entre muchos influidos por aquellos medios. El chavismo las gana en la calle y en las urnas con su combatividad y la sólida unidad cívico-militar, que el Venezuela Freedom II pretende romper con los ataques a instalaciones militares.
El chavismo está ante el desafío de evitar la guerra cuando el enemigo se propone echar toda la carne al asador. De ahí la trascendencia enorme de la ANC, puesto que allí estará ampliamente representado lo mejor de la sociedad venezolana, tanto territorial como sectorialmente y sus atribuciones son absolutamente soberanas, con mandato sobre todos los poderes del Estado.
Una causa fundamental del miedo de Estados Unidos y la derecha a la ANC es su carácter de depositaria de la voluntad del pueblo pobre y de la de todas y todos los revolucionarios.
Twitter: @aguerraguerra
Intenta el presidente limpiar el desastre con el Obamacare
Trump exige a republicanos cumplir con su promesa
La contrarreforma dejaría sin seguro de salud a 32 millones en 10 años
Foto
El líder de la mayoría republicana en el Senado estadunidense, Mitch McConnell (al centro), acompañado por los legisladores John Thune (derecha) y John Cornyn (izquierda), informa a los medios de comunicación de la reunión con el presidente Donald Trump en la Casa BlancaFoto Afp
David Brooks
Corresponsal
Periódico La Jornada
Jueves 20 de julio de 2017, p. 21
Nueva York.
Tal vez un poco tarde, Donald Trump convocó a toda la bancada republicana del Senado para advertirles que tienen que cumplir con su promesa para desmantelar la reforma de salud, apenas 24 horas después de que el ultimo intento para hacerlo fracaso, en parte por las acciones de un presidente errático y con el menor apoyo popular en la historia moderna.
La surrealidad política que ha imperado en Estados Unidos desde la coronación de Trump continúa distorsionando el debate nacional con acentos orwelianos. Cuando Trump les dijo a los senadores republicanos que cumplieran su promesa al pueblo estadunidense, nadie se atrevió a responder que la gran mayoría de ese pueblo ha expresado en todas las encuestas su rechazo a esa promesay más aún que reprueba no sólo al presidente, sino a todo el Congreso.
Después del fracaso espectacular de los republicanos y la Casa Blanca para impulsar la contrarreforma de salud en el Senado, Trump comentó que era tiempo de dejar fallar al llamado Obamacare, sin más acción por ahora. Sin embargo, cambiando de postura otra vez, Trump decidió este miércoles intentar resucitar el asunto para evitar una grave derrota política. “Mi mensaje es muy simple. Tenemos que quedarnos aquí… hasta que este proyecto de ley esté sobre mi escritorio”, declaró en la comida en la Casa Blanca con casi toda la bancada republicana (llegaron 49 de los 52). El presidente los invitó a suspender su tradicional receso de agosto y prolongar su trabajo hasta que logren aprobar un plan de seguro de salud, pues aseguró: estamos cerca.
Subrayó que durante siete años los republicanos han prometido que desmantelarán el Obamacare, y afirmó que él está listo para actuar y ya: “tengo mi pluma en mi mano, estoy sentado en esa oficina… Nunca han tenido eso antes… yo sí lo firmaré”.
Poco después de la comida algunos senadores dijeron que estaban más optimistas que antes de que tal vez se lograría un consenso. Sin embargo, persisten los mismos obstáculos al plan inicial o la alternativa de sólo revocar la reforma que, según cálculos oficiales de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) dejaría sin seguro de salud a entre 22 y 32 millones en una década, además de las olas de protestas por todo el país y el rechazo por las principales asociaciones profesionales médicas y hospitalarias, además de las profundas divisiones dentro del partido del presidente.
Por ahora, entre republicanos moderados que opinan que el plan actual anulará el acceso a la salud para millones de personas de bajos ingresos, y los ultraconservadores que dicen que desean medidas más extremas para desmantelar el llamado Obamacare, no se han logrado obtener los 50 de los 52 votos republicanos en la cámara alta que se requieren para aprobar la contrarforma.
Yo gané
En otro rubro, este miércoles se realizó la primera reunión de la Comisión Presidencial de Asesoramiento sobre Integridad Electoral, creada por Trump y su equipo para evaluar un fenómeno inexistente: el voto fraudulento masivo. Trump ha insistido desde la elección que él hubiera ganado el voto popular si no fuera por el voto ilegal de entre 3 y 5 millones de inmigrantes (Hillary Clinton ganó por casi 2.9 millones de votos sobre Trump). Hay nula evidencia de tal cosa.
Trump comentó ante la comisión que cada vez que ocurre el voto fraudulento cancela el voto de un ciudadano legal.
La comisión provocó controversia cuando su vicepresidente Kris Kobach, feroz antimigrante y promotor de mayores medidas de verificación de votantes, solicitó a los gobiernos estatales entregar información detallada de sus padrones, incluyendo nombres, domicilios, fechas de nacimiento, afiliación política, fichas criminales e historial de voto personal. Más de 20 estados rehusaron y otros más dijeron que tendrían que evaluar la solicitud, todos indicaron que potencialmente violaba la privacidad de los ciudadanos.
Este miércoles Trump acusó que esos estados aparentemente están ocultando algó y afirmó que si un estado no desea compartir esta información, uno tiene que ponderar de que están preocupados.
Ademas de examinar este fenómeno fabricado, la comisión, según críticos y defensores de derechos civiles, servirá de pretexto para imponer medidas que en efecto dificultan la participación electoral sobre todo de minorías y la gente pobre.
Los rusos
Por otro lado, se divulgaron más detalles sobre la identidad y trabajo del octavo participante en la ahora famosa reunión entre una abogada rusa y el hijo de Trump para comprar información potencialmente dañina contra Hillary Clinton en medio de la campaña electoral en junio del 2016. Irakly Kaveladze, un hombre de negocios quien fue investigado por el gobierno federal hace 17 años, cuando descubrieron que había registrado 2 mil empresas en el estado de Delaware y abrió mas de 100 cuentas bancarias mediante las cuales sus clientes rusos trasladaron cientos de millones de dólares a destinos internacionales, participó en la reunión en representación de los Agalarov, multimillonarios rusos que han tenido negocios con Trump, reportó el New York Times.
Mientras tanto, el yerno y asesor presidencial (participante en esa reunión con los rusos), Jared Kushner, declarará ante el Comité de Inteligencia del Senado el próximo lunes en sesión a puerta cerrada en torno a la investigación sobre la mano rusa en la elección.
Kushner, Trump júnior y el ex jefe de campaña Paul Manafort ahora también están programados para comparecer ante el Comité Judicial del Senado el próximo miércoles sobre el mismo tema, anuncio el comité anoche.
Clinton sigue perdiendo
Aunque los demócratas y otros opositores gozan los autogoles de Trump, como el revés sufrido con la contrarreforma de salud y la nube rusa estacionada sobre la Casa Blanca, esas noticias no necesariamente se traducen en apoyo para ellos.
Por ejemplo, mientras todos han resaltado el hecho de que Trump padece de un nivel de aprobación históricamente bajo, hay alguien que está incluso peor: Hillary Clinton. La ex candidata presidencial demócrata y aún reina de su partido es vista favorablemente por sólo 39 por ciento de los estadunidenses, dos puntos más abajo que Trump en la más reciente encuesta nacional de Bloomberg.

AMLO: “insensatos corruptos” quieren afectar al turismo con concesiones petroleras

México SA
Deuda: dolor de muelas
Standard reconsidera
Hacienda garantiza pago
Carlos Fernández-Vega
E
n la Secretaría de Hacienda están más que contentos, porque una de las principales calificadoras internacionales, Standard & Poor’s Global Ratings, mejoró la prospectiva de la trayectoria de largo plazo de la voluminosa deuda pública mexicana, al elevarla de negativa a estable. Con tal decisión amaina el intenso dolor de muelas que en el gobierno peñanietista provocó la degradaciónque casi un año atrás decretó la citada agencia privada.
En agosto de 2016 Standard & Poor’s redujo su calificación crediticia asignada al gobierno mexicano (de estable a negativa) como resultado del deterioro de la expectativa por el incremento sostenido en la deuda pública, dejando en claro que podría abatirla aún más, toda vez que en 2015 tal débito representó alrededor de 42 por ciento del producto interno bruto nacional; para 2016 esa proporción se elevó a 45 por ciento y en 2017 llegaría a 50 por ciento, por lo que –según su propia advertencia– podría degradar aún más su calificación en el presente año.
En apenas una década la deuda pública mexicana aumentó cerca de 20 puntos porcentuales (de Calderón a Peña Nieto). De allí la degradantedecisión de la calificadora descalificada (recuérdese que Standard & Poor’s fue una de las agencias que fingieron demencia y dejaron pasarla bomba de la llamada burbujahipotecaria en Estados Unidos, la cual finalmente reventó y generó la profunda crisis económico-financiera en el país norteño y, de pasadita, a nivel mundial).
Amenazó con rebajarla aún más, pero en los hechos sucedió lo contrario y así como la agencia decide cuándo degradar una que otra deuda pública por el deterioro de la expectativa, al año siguiente mejora la prospectiva, por mucho que para el caso mexicano sus estimaciones se cumplieron prácticamente al pie de la letra, porque el débito público de nuestro país, como proporción del PIB, no ha dejado de crecer.
Desde luego que la Secretaría de Hacienda no desperdició la ocasión ni el anuncio de la calificadora, y de inmediato presumió que “Standard & Poor’s reconoce una reacción pronta y eficaz de las autoridades actuales ante los recientes choques negativos como los de tipo de cambio. La perspectiva estable refleja la mejoría del balance fiscal de México, el cual es reflejo de la política fiscal del gobierno y el persistente crecimiento económico. La calificadora enfatiza que la reforma fiscal apoyó de manera sustantiva para hacer frente al decrecimiento en los ingresos petroleros. Destaca que la mejora en la perspectiva refleja el historial positivo de las políticas fiscal y monetaria, el cual ha contribuido a déficits moderados y baja inflación, así como deuda externa sustentable”.
Hasta allí el autopiropo de la Secretaría de Hacienda, el cual deja de lado la verdadera razón por la que la multicitada agencia privada elevó su calificación de la deuda pública mexicana, la cual no es otra que la garantía del gobierno peñanietista de pagar puntualmente el servicio de tal débito, o lo que es lo mismo, primero morirían de hambre los habitantes de este país que la autoridad financiera dejara de pagar un solo centavo. Así, se aleja el fantasma de una eventual suspensión o, como diría el extinto titular de Hacienda, Jesús Silva Herzog, un problema de liquidez.
Lo llamativo de todo esto es que, como es su costumbre, Standard & Poor’s se desoye a sí misma, pues la deuda pública mexicana no ha dejado de crecer y el compromiso del gobierno peñanietista de reducir su tamaño como proporción del PIB mexicano ha sido permanentemente incumplido, a pesar de las advertencias que en tal sentido han hecho públicas organismos como el Fondo Monetario Internacional.
Cuando Felipe Calderón se instaló en Los Pinos, el gobierno de Vicente Fox le heredó una deuda pública equivalente a 28 por ciento del PIB (algo así como 3.13 billones de pesos); seis años más tarde, cuando el tal Jelipe por fin dejó la residencia oficial, tal proporción había crecido a 35 por ciento del producto (alrededor de 5.9 billones), y de allí en adelante el gobierno peñanietista la elevó –cierre de 2016– a 48 por ciento (en algún momento de 2017 la autoridad financiera reconoció que tal proporción rondaba 50 por ciento). Así, la estimación de la citada agencia calificadora se cumplió a cabalidad.
Pero de cualquier suerte Standard reconsidera su decisión y eleva su calificación de negativa a estable. ¿Qué la llevó a deshacer el entuerto? La única posibilidad es la garantía de la Secretaría de Hacienda –léase del gobierno de EPN– de primero muertos que incumplidos, por mucho que el margen de maniobra del erario nacional sea cada día más limitado.
Como en este espacio se ha documentado, en lo que va del gobierno peñanietista la deuda del sector público federal se ha incrementado en alrededor de 60 por ciento en su segmento interno y en más de 50 por ciento en su componente externo. Lo anterior se traduce en que la deuda interna –en números cerrados– pasó de 3.6 billones de pesos el primero de diciembre de 2012 a 5.7 billones el último día de mayo de 2017, mientras que en igual periodo el débito externo aumentó 62 mil millones de dólares (de 123mil a 185 mil millones; si se considera el desplome del tipo de cambio, ese brinco, en pesos, fue de un billón 600 mil millones a 3 billones 515 mil millones).
Así, al cierre de mayo pasado el total de ambos adeudos superó 9 billones de pesos, una catarata de dinero que en buena proporción se ha destinado al pago de intereses (y una parte muy menor a comisiones y gastos) de la propia deuda, de acuerdo con las cifras de la Secretaría de Hacienda, de tal suerte que en el transcurso del sexenio peñanietista de las arcas nacionales han salido un billón 276 mil 379.2 millones para cubrir los intereses de la deuda interna y casi 32 mil millones de dólares para lo mismo, pero en su segmento externo.
Pero en Hacienda están locos de contentos, porque Standard cree que mejoró la prospectiva de la deuda pública mexicana.
Las rebanadas del pastel
Toma forma la agenda de negociación del TLCAN, y Estados Unidos incluye el capítulo laboral, aunque no para el libre tránsito de mano de obra. Por el contrario, la queja del salvaje de la Casa Blanca es por la pérdida de miles de empleos en su país como resultado del acuerdo trilateral. De progresar, puede hundirse la tan cacareada competitividadmexicana, que no es otra que la miseria salarial que aquí se paga, con una diferencia de entre 10 y 15 tantos con respecto a lo que se cubre en el vecino del norte.
Twitter: @cafevega

El auto debe desaparecer o éste como un dios

@fernandeznoronamié 19 jul 2017 19:41
 
  
 
Ningún vehículo en que nos desplacemos debe seguir utilizando combustible derivado del petróleo.
Ningún vehículo en que nos desplacemos debe seguir utilizando combustible derivado del petróleo.


Cuando escuché por primera vez la expresión de que el auto debería desaparecer, en boca de algunos ambientalistas, me pareció una exageración. Hoy, estoy absolutamente convencido de que así debe ser. Pero vayamos por partes antes de llegar a esta conclusión.
Ya lo he dicho, crecí con mi abuela materna María de la Luz. Todos los viernes, la acompañaba como cargador oficial, al mercado sobre ruedas. Ella compraba la fruta, verdura, algún tipo de carne, queso, crema, entre las muchas cosas que usaría durante la semana. La pura compra de las naranjas que serían usadas a lo largo de la semana, ya ocupaba buena parte del carrito del mandado. 
Cada viernes, invariablemente, escogíamos la ruta rumbo al mercado sobre ruedas que nos hacía pasar frente a la clínica 64 del IMSS. Yo tendría unos 16 años, estamos hablando de 1976, y en aquel tiempo, todavía los médicos del seguro social ganaban bien. Con su aguinaldo de tres meses de salario, podían comprar un Volkswagen nuevo. 
Había frente al IMSS, en la calle donde se estacionaba los autos del personal de la citada clínica, un Ford LTD amarillo dos puertas. Era "el auto". Un lanchón, ocho cilindros, nuevecito, que tenía dos ventanas laterales, una en cada puerta, otra ventanita fija en la parte de atrás y entre éstas, una pequeña ventana fija, rectangular. Esta última ventana, tenía adherido un adorno que hacía parecer como si el cristal tuviese un trabajo de emplomado multicolor. Hoy puede que un auto así nos parecería chabacano, pero en ese momento, nos parecía el colmo de la elegancia. Nos acercábamos a admirar el auto, desde fuera, maravillados y soñando despiertos, le decía a mi abuela que algún día tendríamos uno de ellos. Ella, entre esperanzada y entristecida, me decía: quizás tú, yo ya no lo veré. Ciertamente, ya no lo vio. Nunca tuve ese auto que era el símbolo del éxito material. Pero tengo muchas otras cosas más valiosas que ese éxito material y vaya que me habría encantado que mi abuela fuese testigo de ello. 
Para terminarla la anécdota del auto como un dios, al final de las compras, mi abuela invariablemente me compraba un pequeño auto inglés, marca "Matchbox". Eran unos pequeños autos metálicos, en miniatura, bellamente realizados. Llegué a tener una colección de decenas de ellos gracias a la generosidad de mi abuela.
Después, cuando tuve un primer empleo bien remunerado, me inscribí en un autofinanciamiento para acceder al que era el auto del momento: una VW Caribe. Perdí mi empleo al año, justo en el IMSS, por tratar de organizar a trabajadores eventuales de los que formado parte y con ello, perdí la posibilidad de seguir abonando al autofinanciamiento y con ello el dinero de tres mensualidades de lo que había pagado a la empresa, que organizaba esta forma de compra de vehículos.
Finalmente, después de recorrer diversos trabajos, logré comprarme, terco como soy, en vez de un practico Volkswagen, un hermoso Fiat 1959 que me hacía ver mi suerte. El auto llamaba la atención donde se detuviera, pero era, la molestia menor, que era un auto de fricción. Había que empujarlo invariablemente para que arrancara. La marcha se descomponía un día sí y otro también. Más de una ex novia goza de buena pierna, gracias a su tarea permanente de empujar el auto para que arrancara.
Les cuento todo esto, no sólo como anecdotario, sino para decirles que entiendo perfectamente la aspiración de cualquier hijo o hija del pueblo, de tener su auto propio. Del enorme esfuerzo que se hace para lograr, finalmente, acceder a uno y librarse del insufrible servicio de transporte público. Pero como dueño de un auto, veo también la transformación que sufre uno al ponerse al volante. De entrada, el solo hecho de tener un auto se convierte en símbolo de un mayor estatus, hace que más de uno se sienta superior a otros mortales que carecen de un vehículo propio. Hay quien llega al extremo de tenerle más estima a su auto, que a su propia familia. Hay personas para las que el bien más valioso que tienen, su vida incluida, es el auto. Estoy seguro que se podría construir una religión en torno a él y sería absolutamente mayoritaria, en México y en el mundo.
En cuanto al manejo, quienes nos ponemos al volante, el conductor, se olvida que todos somos peatones también y les echamos el auto encima, a cuanto transeúnte nos encontramos en el camino, como si el tener un auto nos hiciera superiores y la vida del peatón nada valiera. Luchamos al conducir, como si en ello nos fuera la vida, para que nadie nos adelante ni se nos meta y, tratamos de conducir de la manera más agresiva posible, sin el menor gesto de gentileza. Mientras más caro el auto, mayor es la prepotencia y arrogancia de quien lo conduce, salvo honrosas excepciones. Casi nadie escapa a la maldición de ser terriblemente hostil con peatones, ciclistas y motociclistas y, por supuesto, con otros automovilistas y conductores de vehículos. Dentro de esta peligrosa fauna, los conductores de microbuses se cuecen aparte y se lleva las palmas. Sin entrar al detalle de lo imprudentes que peatones, ciclistas y motociclistas pueden ser, la realidad es que es suicida ser peatón, ciclista o motociclista en nuestras ciudades. Es también sumamente desagradable la batalla de conducir un auto en nuestras ciudades y en nuestras carreteras. Ello sin contar con el mal estado de las mismas, con los tráilers de doble remolque que causan el 69% de los accidentes y ahora, los socavones asesinos. Es increíble que los accidentes, los heridos y muertos generados por los accidentes en o provocados por vehículos automotores no sean mayores al existente.
Por si esto no fuera suficiente, los millones de vehículos, casi una docena de millones de vehículos en la zona conurbada del Distrito Federal, lanzan millones de toneladas de veneno al aire. 
Ningún vehículo en que nos desplacemos debe seguir utilizando combustible derivado del petróleo. El bióxido de carbono resultante de la combustión del petróleo, está haciendo imposible la vida en las ciudades de México y del mundo. La urgencia de cambiar a otro tipo de combustible es evidente y los intereses económicos de la industria petrolera y de la industria automotriz trasnacionales, bloquean este paso obligado. Sumado a lo anterior, las horas y horas que lleva un desplazamiento debido al enorme número de vehículos, hace evidente que el auto y las vías para su traslado, nunca serán suficientes y que, en realidad, se debe de pensar en formas de transporte colectivo, rápido, eficiente, no contaminante y barato. Ello nos lleva a la conclusión con la cual inicie esta reflexión, el auto debe desaparecer, es un enemigo absoluto de la humanidad y de la vida de las especies en este planeta, aunque parezca que nos llena de confort, de estatus, de comodidad y hasta de lujo. 
Sé el rechazo que esta reflexión recibirá. Si el proponerles que dejaran de consumir Coca-Cola casi los vuelve locos, el plantearles que debemos superar la cultura del automóvil desquiciará a más de uno seguramente. Dirán algunos que un político que aspira a ser presidente y que pretende desaparecer los autos, no debe llegar nunca al máximo cargo de representación política de nuestra patria. Y sin embargo, no tengo la menor duda, de que el auto debe desaparecer y que haré todo lo que estén mis manos para que en algún momento esta meta se haga realidad. Es evidente que de alcanzarse este estadio, habrá transporte público, económico, eficiente y no contaminante, además de formas de desplazamiento que sean amigables con el ser humano, amigables con la naturaleza y amigables con la vida. Estos son los retos que deberíamos plantearnos, sólo por citar algún ejemplo puntual.

"El pueblo tiene derecho a vivir y a ser feliz".

Gerardo Fernández Noroña.

Fox Quesada: “Ándeme yo caliente y ríase la gente”

@NietzscheAristomié 19 jul 2017 20:40
 
  
 
Y si bien en la locura de Fox quisiera hallarse algo quijotesco acaso por la herencia Quesada, Quezada, Quijana, Quijada,…,
Y si bien en la locura de Fox quisiera hallarse algo quijotesco acaso por la herencia Quesada, Quezada, Quijana, Quijada,…,
Foto propiedad de: Internet

Le sienta bien a Vicente Fox Quesada el coro o estribillo del poema satírico de Luis de Góngora “Ándeme yo caliente y ríase la gente”. Porque ha andado muy caliente desde hace cierto tiempo participando e interviniendo en la política nacional e internacional y queriendo encarnarse como adalid de la democracia. Su guía es hablar muy mal tanto de Donald Trump como de Nicolás Maduro o López Obrador, y muy bien de Peña Nieto. Pero se ha convertido, incluso desde su época presidencial, en un hazmerreir impune. En las redes sociales, sin duda, es comidilla frecuente. La prensa reporta que a su llegada al aeropuerto Benito Juárez rumbo a Venezuela, nadie se acercó a saludarlo, lo desdeñaron (además, iba acompañado por decenas de guardias de seguridad pagado por el erario nacional). Puedo imaginar sí, los comentarios o cuchicheos distantes; el menos fuerte, “candil de la calle, oscuridad de su casa”. Y como todos saben, regresó de Venezuela “con la cola entre las patas”, pues fue formalmente declarado “no grato” al violar su papel de mero observador haciendo declaraciones en contra del gobierno local.
¡Y cómo no va a hacer objeto de risa!, si no tiene autoridad moral alguna entre los mexicanos. No supo ganar el respeto del país que gobernó. Es demagogo, miente. Llega a Caracas y dice que lleva la representación del pueblo de México. Nadie lo ha nombrado; nadie le da valor a su activismo político. Literal, es un traidor a la democracia, por eso nadie cree en su discurso hueco. Ahora quiere comparar la jornada electoral de la oposición venezolana contra la asamblea constituyente convocada por Maduro con la elección del 2000, cuando el PRI fue expulsado de la presidencia. Lo cierto es que él se convirtió en cómplice del PRI entonces y hoy también, como consumado peñista. Y bueno, si proviniera de un país con gobierno intachable acaso tendría algo que decir.
Fox dice que le anima un espíritu democrático. Todo lo contrario. Su antitrumpismo no obedece al antimexicanismo de éste, sino a que, como otros panistas, priistas y perredistas, apoyó a los Clinton, con quienes la mafia del poder (sin comillas, porque Xóchitl Gálvez los evidenció ya) tuvo por años negocios que deseaba prolongar. Su antimadurismo no es porque crea en la democracia o la oposición venezolana sino porque está embarcado en la campaña peñista-videgarayista en contra de Venezuela que no respeta –nos guste o no el régimen “bolivariano”- el principio de no intervención y autodeterminación (vivir del erario nacional como expresidente tendría que frenarlo). Porque si creyera en la democracia tendría que empezar por la autocrítica, ¿cómo decir que el gobierno de Maduro es criminal, que mata estudiantes, sin reconocer que en México también se asesina estudiantes, se vive en un estado permanente de violencia, en crisis permanente, en la corrupción institucionalizada? Su antilopezobradorismo es una campaña ilegal iniciada desde 2004. Miente cuando compara la Venezuela de Maduro y Chávez con lo que podría llegar a representar López Obrador si llegara a la presidencia. No hay contactos ni identidades. Allá existe un régimen básicamente militar. El opositor de izquierda no ha gobernado el país sino la Ciudad de México y lo hizo, contrario a su gobierno como presidente, bastante bien. Existen las evaluaciones y comparativos para corroborarlo. Es decir, la calentura de Fox Quesada es ¿gratuita? Democrática, no lo es.
Y si bien en la locura de Fox quisiera hallarse algo quijotesco acaso por la herencia Quesada, Quezada, Quijana, Quijada,…, tendría que ser algo invertido, deformado. Y si el estribillo “Ándeme yo caliente y ríase la gente” le va como “anillo al dedo”, el espíritu de los versos de Góngora en este poema es contrario al ánimo foxista. Habla de un hombre alejado del poder, de los lujos y el placer exuberante: “Traten otros del gobierno/Del mundo y sus monarquías,/Mientras gobiernan mis días/Mantequillas y pan tierno”…; “Coma en dorada vajilla/El príncipe mil cuidados,/Como píldoras dorados;/Que yo en mi pobre mesilla/Quiero más una morcilla/Que en el asador reviente”. Libre de preocupaciones, a cosas simples aspira este hombre. Pan, mantequilla, naranjada, aguardiente, morcillas, bellotas y castañas. Y si, por otro lado, Fox cumpliera con la tradición política del silencio de los expresidentes, haría mejor. Sobre todo cuando se abre la boca para soltar tonterías.
El quijotismo de Fox, mismo que ha elogiado en una conferencia en Valladolid en abril de 2016 (al tiempo que elogiaba también el gobierno de Peña), es invertido. Asemejados en apariencia en la locura, la del Ingenioso Hidalgo pasa por grandes momentos de lúcida inteligencia y se da en la búsqueda de la justicia, desfaciendo entuertos. En el caso de Quesada, él es el entuerto. 
Pero aun cuando en Valladolid elogiara los valores del Quijote, bastante lejos está Fox del idealismo del  héroe de Cervantes y de la vida simple del personaje de Góngora. Muy cercano del poder, aún quiere más. Entonces vemos que en realidad no se trata de un loco aventurero en busca de libertad y democracia sino de un ser interesado. Con un alto presupuesto gracias a la pensión como expresidente, favorecido acaso de la corrupción durante su gobierno, rodeado de guaruras a cargo del erario, al cuidado de la egolatría en el “Centro Fox”, beneficiario y traidor de la democracia, panegirista del gobierno en turno. Y como ha informado el canciller venezolano, Samuel Moncada, viajó “pagado a Venezuela para promover la violencia y la intervención de potencias extranjeras”.
Es decir, al “cachorro del imperio” (Hugo Chávez dixit), más que la democracia -la cual desconoce porque la traicionó cuando fue gobernante y la traiciona todos los días como activista político falaz- o el idealismo quijotil, le mueve la ambición, el amor al poder y al dinero. También el deseo de continuidad del régimen internacional donde se privilegia el llamado capitalismo salvaje, donde reina la simulación y lo que menos importa es la sociedad y la democracia.