viernes, 23 de marzo de 2012

De spots y …¡lotería!-- ANEL GUADALUPE MONTERO DÍAZ


Dice Giovani Sartori, que el hombre es ahora un homo videns, miembro de una sociedad teledirigida. Si esto es cierto, explicaría en parte la importancia de los spots televisivos en el marco de las elecciones para presidente de México el próximo mes de Julio y la indignación generalizada de buena parte de la población que es capaz de percibir lo que denominan “cargada” a favor de tal o cual candidato por parte del duopolio televisivo mexicano.



Y es que en eso que llamamos democracia, que para algunos es una simulación y para otros una forma ideal de gobierno, la ecuación debe contemplar, entre otros factores, el nivel de educación del pueblo, la calidad de la clase política y la factibilidad de las distintas plataformas políticas.

Sin embargo, el panorama no es nada alentador. En un contexto donde prometer no empobrece y repartir tierras ajenas tampoco, donde el sistema educativo forma alumnos que no pueden ser considerados siquiera como mano de obra calificada, que son incapaces de extraer la idea principal de un texto y cuya formación no ha sido prioridad de ningún gobierno en los últimos 22 años, nuestra incipiente democracia se mueve entre el congal y la kermesse.

El ciudadano mexicano tiene en estos momentos, cuatro opciones de gobierno encarnadas en cuatro políticos que evidencian carencias y fortalezas a través de los spots publicitarios que recién han salido a la luz.

Justo es decir, que desde mi óptica, los cuatro spots electorales, en mayor o menor grado, representan insultos a la inteligencia del ciudadano común : Apuestas por la desmemoria, cambios de discurso, francas incongruencias o simplemente verdades de a kilo que dicen todo, pero a la vez no dicen nada.

El catrín



Spot: http://www.youtube.com/user/LaPrimeraPlanaTV

Este anuncio electoral del Partido Revolucionario institucional (PRI), confirma que el sobrino de Arturo Montiel, es todo un producto televisivo. Cual galán de telenovela, se desenvuelve en su elemento: seguro, firme y confiado.

Por supuesto, “el mensaje” no sería tan eficiente sin la producción, guión y asesoría de moda de todo un equipo de profesionales dedicados exclusivamente a hacer que usted olvide, estimado lector, que no existe tal cosa como “la nueva cara” del “viejo PRI”.

Sin embargo, conmovedoras notas de apoyo han aplaudido este esfuerzo que, según algunos profesionales de la comunicación, harán que Enrique Peña Nieto “haga pedazos”[i] a sus adversarios.

Y quien esto afirma, apuesta por la corta memoria de un pueblo manipulable y alienado bajo el influjo de la televisión, un pueblo que es incapaz de cuestionar al candidato cuando desde Veracruz lamenta la inseguridad en México ¿y los femenicidios del Estado de México, que tienen el honroso honor de superar a los de Ciudad Juárez?

¿Puede un anuncio electoral, hacer olvidar al espectador la forma de gobierno del PRI, a Arturo Montiel, a Carlos Salinas de Gortari y a Elba Esther Gordillo, con quien hasta hace un par de meses el PRI iba en alianza electoral?

Lo sabremos en Julio, estimado lector.

El apache



Spot: http://www.youtube.com/watch?v=SJhw1L3XhY4&list=UU0ReTHZZptUGHEjc8DtPc1g&index=1&feature=plcp

“Soy un profesor comprometido con su profesión y con mi país” dice al final del anuncio electoral del Partido Nueva Alianza, Gabriel Quadri.

Como todo impostor, Quadri no tiene vergüenza.

Ningún profesor comprometido con su profesión y con México, votaría por el brazo político del SNTE representado por el PANAL. Eso es un hecho que solamente Quadri & Co. no pueden o no quieren ver.

Todo el spot, es un franco insulto a la inteligencia del ciudadano mexicano, porque está basado en el estereotipo y la etiqueta de quien sabe que este anuncio está dirigido a ciudadanos formados en un sistema educativo en crisis, debido precisamente a la lideresa magisterial que es dueña de los destinos del partido que en este momento postula a Gabriel Quadri a la presidencia de la república.

La vagoneta hippie es una joya.

Según Quadri & Co., estamos en la era del amor y paz, donde el discurso ambientalista tiene sentido y es visto además como una forma de protesta social.

Sin embargo, estimado lector, Quadri no es un hippie, es un apache caza bobos.

Es imposible, además, pese a todo el discurso de “Quadri & Co.”, pretender que el ciudadano mexicano considere seriamente deslindar al candidato que se pretende “puro e incólume”, de la lideresa magisterial, Elba Esther Gordillo.

En ese orden de ideas, la campaña setentera de amor y paz del candidato del PANAL, se debería hacer en pareja, emulando a la más famosa de aquella época: John Lennon y Yoko Ono. Sería lo correcto.

Es una buena idea entonces, recordarle al inmaculado señor Gabriel Quadri, cómo ven su spot electoral la mayoría de los profesores de este país.





De nada, señor Quadri.

El valiente



Spot: Reconciliación http://www.youtube.com/watch?v=PYeqv_4D7SM&list=UU0ReTHZZptUGHEjc8DtPc1g&index=4&feature=plcp

Incongruente y anacrónico, piensan algunos.

No sé usted, estimado lector, pero existe un franco desconcierto en el cambio de discurso del candidato del PRD y del PT.

La mayoría preferimos al AMLO combativo y contestatario. Fiel a sí mismo.

Por otro lado, es innegable que el discurso de reconciliación es necesario, sin duda. Sin embargo, en el spot ofrece disculpas a aquellos que se hayan sentido lastimados u ofendidos por su lucha. Desde mi perspectiva, si la lucha es legítima, el ofrecimiento de disculpas sale sobrando.

Nadie debería disculparse por hacer lo correcto, a menos que no se esté seguro de ello. Sin embargo, justo es decir que este nuevo discurso es tan real como el anterior y se percibe en el anuncio. Claro que sí.

Yo acepto la mano franca de Andrés Manuel López Obrador. Admiro su titánica lucha desde mucho antes del 2006. Puedo comprender lo que ha significado hacer frente a los poderes fácticos de este país.

Sus tropiezos han sido muchos, pero sus aciertos también.

Me tomé el tiempo para leer los planteamientos que conforman su plataforma política y puedo decir que la base social está allí y no solamente como parte del discurso.

56 millones de pobres siguen siendo su prioridad. No tengo duda que el señor AMLO es un hombre bueno y honesto, pero sería una ligereza afirmar lo mismo de algunos políticos que lo rodean y eso es un punto en contra del tabasqueño.

El spot sin embargo, con todas contradicciones, logra comunicar emociones ¿usted rechazaría, estimado lector, la mano franca (palabra clave) de reconciliación sincera de alguien que es, intrínsecamente, un hombre bueno?

La dama



Spot: Biografía http://www.youtube.com/watch?v=yOPwqsSFxMI&list=UU0ReTHZZptUGHEjc8DtPc1g&index=16&feature=plcp

El anuncio electoral de la señora Vázquez Mota pretende darle la solidez que no tiene, en el contexto de ciudadanos mexicanos que consideran votar por Enrique Peña Nieto “por ser guapo” y por Josefina Vázquez Mota “por ser mujer”

Acartonada, simple, insulsa y con falsa pose rígida y estudiada, no logra comunicar la confianza que supuestamente pretende inculcarle al elector. Lejos está de lograrlo.

El spot de la señora Vázquez Mota ofrece el mismo tipo de cuestionamientos del spot de Peña Nieto: ¿es el elector capaz de pensar en ella sin asociarla con el presidente de la educación, la seguridad y el empleo?

La respuesta es no.

Y ella se ha encargado de reafirmar esta relación, al declarar que seguirá con la estrategia de combate al crimen organizado del presidente Calderón, en uso discrecional de lo que el poeta Javier Sicilia denomina “violencia legítima” del Estado.

En un México harto de la inseguridad, la corrupción y la ineficiencia, Vázquea Mota representa todo aquello que deseamos trascender.

El spot de los juegos de luces y sombras, no logra sacarla del anonimato. Sería una tragedia para México que el PRI nos gobernara de nuevo, pero no traería nada mejor, una presidenta como la señora Josefina Vázquez Mota. No hay nada allí.

Y en esta lotería democrática, que nos hace creer que debemos escoger entre jugar y perder y perder sin jugar (voto nulo), los ciudadanos somos rehenes de una oferta política que nosotros mismos hemos construido.

¿Usted qué opina, estimado lector?